Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2017 Noviembre
2017 Octubre
2017 Septiembre
2017 Agosto
2017 Julio
2017 Junio
2017 Mayo
2017 Abril
2017 Marzo
2017 Febrero
2017 Enero

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Vida Emocional
   La Frase:  No sé cuál es la clave del éxito, pero si sé cuál es la del fracaso: tratar de complacer a todo el mundo.
 

El sufrimiento en el perfeccionismo | 20.ENE.07 | Personalidad (Perfeccionismo)




Cuando pretendemos practicar las virtudes hasta el extremo, aparecen los vicios… criticamos a la perfección misma.
Pascal Pensées


Este texto trata de las personas que son demasiado perfectas como para que lo disfruten.
Usted las conoce, y quizás hasta sea una de ellas. Si es así, tiene algo de qué enorgullecerse. Es usted una excelente persona: honesta, digna de confianza, trabajadora, responsable, exigente, ecuánime.
Pero para muchos esta perfección conlleva su lado oscuro.
Los rasgos de carácter que les proporciona éxito, respeto y confianza les causan también serios problemas. Estos individuos no son capaces de disfrutar totalmente de sus relaciones con los demás y con el mundo en general, y tampoco se sienten cómodos consigo mismos. Veamos quiénes [...]
> La persona tan dedicada a alcanzar objetivos profesionales y personales que no puede abandonarse a unas pocas horas de placer improvisado sin sentirse culpable o indisciplinada.
> La persona tan preocupada por la elección correcta que tiene dificultades para tomar decisiones relativamente simples, generalmente vinculadas a algo agradable: comprar un equipo nuevo de sonido o decidir a dónde ir de vacaciones.
> La persona que su placer se arruina si no está todo “perfecto”.
> El “adicto a pensar”, cuya mente aguda e hiperactiva lo lleva con frecuencia a hundirse en el pantano de la tristeza y la cavilación.
> El perfeccionista, cuya necesidad de perfeccionar y pulir cualquier trabajo hace que siempre dedique más tiempo del necesario a cumplir tareas inclusive insignificantes.
> La persona tan resuelta a encontrar al Príncipe Azul o la mujer de sus sueños que es incapaz de establecer una relación duradera cualquiera.
> La persona tan acostumbrada a trabajar largas jornadas que no puede parar, aun cuando se enfrente con la evidencia de que el exceso de trabajo está destruyendo su salud y sus relaciones familiares.
> El irresoluto, que critica su supuesta “pereza”, sin darse cuenta de que la verdadera razón de que sea incapaz de acometer una tarea es que su necesidad de llevarla a cabo de manera impecable la hace parecer inmensa.

Si existe una cualidad que caracteriza a la gente obsesiva es una necesidad poderosa e inconsciente de sentir que mantienen el control: de sí mismos, de los otros y de los peligros de la existencia. Una de las primeras manifestaciones de esta necesidad es el perfeccionismo. Existe una familia de rasgos de personalidad que se asienta sobre estas dos necesidades: llevar el control y “ser perfecto”. Estos rasgos incluyen:
• Miedo a cometer errores
• Miedo a tomar una decisión o a hacer una elección equivocada
• Gran devoción por el trabajo
• Necesidad de orden o de una rutina firmemente establecida
• Frugalidad
• Necesidad de conocer y respetar las normas
• Circunspección emocional
• Tendencia a la obstinación y a discrepar de los demás
• Exagerada resistencia a ser presionado o controlado por otro
• Inclinación a preocuparse, cavilar o dudar
• Necesidad de estar por encima de toda crítica: moral, profesional o personal
• Cautela
• Una presión interna constante para utilizar cada minuto productivamente.

Muchas de estas características, cuando no son exageradas o rígidas, so cualidades valiosas. Es difícil imaginar que alguien pueda triunfar en nuestra sociedad si no posee cierto grado de autodisciplina, o la decisión de trabajar duro y el deseo de no cometer errores. Pero algunas personas son “demasiado perfectas” y los rasgos obsesivos de su personalidad son tan dominantes e inflexibles que estas virtudes les causan, en realidad, numerosos problemas.





 


amalia  |  14.OCT.10  16:59  |   votos: 1 | 

me reflejo en todo

cristian  |  13.ABR.11  20:34  |   votos: 1 | 

estoy impresionada, nunca imagine k estubiera pasando por esto.... gracias

marc  |  04.JUL.11  09:06  |   votos: 0 | 

siempre imaginé esto pero nunk había buscado información.!! Gracias haré lo que pueda por cambiar.!!

fernando  |  25.ENE.12  23:02  |   votos: 0 | 

Es una verdadera bendición encontrar este tipo de información para personas que, de una u otra manera, sufrimos las consecuencias negativas de este tipo de personalidad. Es un alivio...

Mi sugerencia: el paso siguinte es entender con qué herramientas se puede enfrentar esto.



  Añade tu comentario ...                                                                                    

Nombre                               
¿Cuanto suman 3 + 8?