Archivo por Temas
Inteligencia Emocional
Trabajo
Pareja
Educación de los Hijos
Habilidades Sociales
Sexualidad
Personalidad
Adicciones
Ansiedad
Depresión
Trastornos de Alimentación
Cuentos y Relatos
Biblioterapia
Arte terapia
Archivo por Fechas
2014 Agosto
2014 Julio
2014 Junio
2014 Mayo
2014 Abril
2014 Marzo
2014 Febrero
2014 Enero

2013

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006
Webs para ...
Psicólogo en Zaragoza
Psiquiatra en Zaragoza
Encontrar eventos
Reconocimientos en Zaragoza
Logopeda en Zaragoza
Psicólogo Girona

Síndrome del nido vacío
Tema: Depresión
   La Frase:  El comienzo es la parte más importante del éxito.
 

hijos | 09.NOV.08


29 comentarios | Tema: Depresión (Síndrome del nido vacío)



  Hay un periodo en que los padres quedamos huerfanos de nuestros hijos.Ocurre cuando ellos crecen independientes de nosotros, como arboles murmurantes y pajaros imprudentes .Crecen sin pedir permiso a la vida, con una estridencia alegre y a veces, con alardeada arrogancia.
Pero NO crecen todos los días;crecen de repente.
  ::continuar leyendo...»
 

Mi hijo se va de casa | 04.JUL.07


150 comentarios | Tema: Depresión (Síndrome del nido vacío)



  No dejes que el dolor de una estación destruya la dicha del resto.
No juzgues la vida por solo una estación difícil.

Vamos a abordar un problema que afecta especialmente a esos padres para los que el motivo fundamental de su existencia ha sido que sus hijos "progresen como personas y se labren un futuro". Estamos hablando del síndrome del nido vacío, ese gris abismo de ausencias que se abre ante algunos padres (fundamentalmente, las madres) cuando los hijos abandonan el hogar en busca de la independencia y de forjarse su propia vida, normalmente creando a su vez una nueva familia lejos de la presencia (a veces, demasiado absorbente y posesiva) de los padres.
Esta marcha es ley de vida, y todos, padres e hijos, sabemos que alguna vez ocurrirá. pero ello no quita para que algunas madres hayan de recurrir a psicólogos para afrontar con alguna posibilidad de éxito esa crisis emocional que las invade cuando el motivo esencial de sus vidas, los hijos y sus inacabables problemas, se aleja del hogar familiar, dejándolo huérfano de vivencias, de interés, de alicientes. No aprendieron a disfrutar de la vida, a ser felices por sí mismas, a prestarse atención, a divertirse, a buscarse un tiempo de ocio y a llenarlo satisfactoriamente. Se creían (imbuidas del espíritu de sacrificio inculcado por sus madres) suficientemente realizadas en su trabajo hogareño, en la gestión de la familia, en atender a su marido, en educar a los hijos, en asesorarles y animarles en todo momento y muy especialmente, en ayudarles sin contraprestación alguna en los momentos críticos.
  ::continuar leyendo...»